Anaergy Ingeobras

La industria de la alimentación y las bebidas es el mayor sector manufacturero de la UE en términos de empleo y valor añadido. Da empleo a más de 4,72 millones de trabajadores en más de 294.000 empresas.

La industria agroalimentaria es una industria en crecimiento, ya que las exportaciones de alimentos y bebidas de la UE se han duplicado en los últimos 10 años hasta superar los 90.000 millones de euros y han contribuido a un saldo positivo de casi 30.000 millones de euros.

Sin embargo, es un sector formado principalmente por PYMES. Las empresas pequeñas y medianas representan el 47,5% de la facturación de alimentos y bebidas y el 60,8% del empleo, por lo que la elaboración de soluciones de tratamiento de agua adaptadas a las características de una PYME es absolutamente imprescindible.

Para este tipo de Industria, el agua es un recurso esencial para el desarrollo de su actividad productiva. El agua potable se utiliza para el lavado inicial de los alimentos, la transformación de las materias primas, la limpieza de los equipos y como herramienta para el proceso de conservación y finalización de las materias primas en productos totalmente acabados. Todo ello conlleva un elevado consumo de agua, que representa aproximadamente el 1,8% del uso total del agua en Europa, siendo el consumo medio de agua de 4,9 m3/habitante. Si bien es cierto que estos datos varían considerablemente entre países y sus políticas de reutilización del agua.

El uso intensivo del agua genera aguas residuales con una elevada carga de materia orgánica (DQO) que dificulta mucho su tratamiento. Además, no todas las empresas producen el mismo tipo de aguas residuales, ya que según el producto final que elaboren (vino, leche, cerveza, bebidas, alimentos, etc.), se requieren tratamientos adaptados a las características específicas de ese tipo de aguas residuales.

La escasez de agua y el elevado coste de los tratamientos de agua utilizados tradicionalmente se está convirtiendo en un verdadero reto para el sector, que necesita urgentemente de soluciones alternativas efectivas con menores costes de inversión y operación que las soluciones actuales ofrecidas en el mercado.

Nuestra solución

ANAERGY es una tecnología disruptiva propia, financiada por el programa SMEi Phase2 de la UE, para el tratamiento eficiente de las descargas de agua en la pequeña y mediana industria alimentaria. La solución elimina el 95% de la DQO en las aguas residuales, minimizando el área requerida y el consumo de energía y productos químicos, lo que resulta en una reducción de los costos de operación y mantenimiento. ANAERGY es una tecnología modular y a medida que integra diferentes procesos en todo el sistema, siendo totalmente adaptable a los requisitos del cliente.

La tecnología ANAERGY aporta tanto al usuario como al medioambiente múltiples beneficios entre los que destacamos:

  • El tiempo de residencia es menor que las soluciones tradicionales, pasando de días a horas, por lo que el tamaño es más pequeño y la inversión es menor. Además, al ser más pequeño hace que se mantenga la temperatura de funcionamiento y evita pérdidas de calor por lo que se ahorran costes operacionales.
  • Es un sistema robusto pero a su vez fácil de instalar gracias a su modularidad. Esto permite un ahorro en los costes de instalación y de montaje de hasta el 50%.
  • Al ser un sistema modular se puede configurar y personalizar para satisfacer las necesidades de cada usuario, es totalmente flexible.
  • Cuenta con dos reactores, que dependiendo del tipo de agua a tratar pueden ajustarse con distintos tipos de tratamientos para ajustarse a las necesidades específicas de la matriz del tipo de agua a tratar.
  • El agua tratada con ANAERGY se puede devolver al medioambiente sin más tratamientos gracias a su alta tasa de eliminación de contaminantes y, gracias a su modularidad, nuestra tecnología puede eliminar desde altas cantidades de nitrógeno en sus diferentes formas hasta altas cargas orgánicas. Esto implica un gran ahorro de espacio y costes operativos.
  • Es la primera vez que se integra una tecnología aeróbica, anaeróbica y de oxidación avanzada. Por el momento no hay otras soluciones alternativas en el mercado como ANAERGY.
  • Se optimiza al máximo la tecnología para reducir los costes de operación y de inversión asociados.
  • Sistema totalmente automatizado y con posibilidad de gestión a tiempo real en remoto.

Para demostrar la eficacia de la tecnología, INGEOBRAS ha realizado pruebas tanto a pequeña escala, como a gran escala gracias a una planta piloto creada para este proyecto.

A lo largo de 24 meses se han analizado diariamente dos muestras diarias de agua para garantizar el correcto funcionamiento de la planta y obtener resultados fiables de la tecnologías.

Tras haber completado la fase de pruebas con unos resultados muy positivos y prometedores, INGEOBRAS comienza con la fase comercial de esta tecnología.